Me hubiera gustado tener otra.

Una que me cuidara, y me mirara sin miedo.
Una que no me pusiera tanto a prueba, que cediera.
Que pudiera sentir piedad y me abrazara con ternura.

Me hubiera gustado tener otra.

Quizá una que no se defendiera a cada instante.
Una que viera que todo lo que había en mí era bueno.
Que no iba a hacerle ningún daño.

Me hubiera gustado.
Habría sido bonito.

Pero ella no se elige, te toca.
Así es la vida.

—Oihan
Pintura: Andrew Newell Wyeth (1917-2009)

Anuncios

Graduado en Biología por la Universidad de Navarra, máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental, colabora en varios medios de comunicación con artículos de opinión y ciencia y lleva la dirección de Next Door Publishers, editorial dedicada a la divulgación de la ciencia. Además, dirige la Fundación María Aranzadi, una entidad que trabaja para dar apoyo a familiares y pacientes adictos y para la difusión de información sobre el trastorno de adicción, con el objetivo de eliminar el estigma asociado a ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: