Sin arma

Tú me revuelves el pelo
mientras trepas por mi espalda,
yo siento mi corazón esmeralda
y acaricio lo que antes fue hielo.

Tú mueves tu nariz en mi cuello
como un ratoncito en minifalda,
yo descubro dentro una guirnalda
que besa dulce mi duelo.

Soy un arco preparado para atacar,
pero entonces empiezas a susurrar
que me Amas y que no tenga miedo,

porque quieres darme una gominola
que juras que sabe a amapola,
con la que veré que —sin arma— puedo.

—Diario de un corazón desamparado

Graduado en Biología por la Universidad de Navarra, máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental, es editor en Next Door Publishers, editorial dedicada a la divulgación de la ciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: