Estaba risueño, esa noche estrenaba camisa nueva;
alegre y algo alborotado con mis bonitas amigas,
me había costado salir del calor de mi cueva,
pero ellas son unas niñas amorosas y me abrigan.

La música de Rozalén y las caricias de sus manos,
me hicieron sentir fuerte, casi tan poderoso
como cuando él me contaba cuentos de anciano.
Y salí, duchado y perfumado; igual que un famoso.

Subimos dirección a la catedral por una calle estrecha,
y recordé aquel lugar y los crueles golpes de pecho.
Apareció el pecador mortal y se me clavó como una flecha.
El mismo al que le dijisteis que si Era, lo colgaríais del techo.

Pero continué, como siempre hago, diciéndome que sí,
que además de ganas, mi Vivir tenía pleno derecho.
Y llegamos a la puerta del bar y con seguridad la abrí,
para avanzar confiado hasta la barra viviéndome satisfecho.

«¿Qué queréis tomar?», pregunté a mis felices amores.
Pero uno de ellos voló de emoción al ver a una querida amiga,
lanzándose a sus brazos mientras yo descubría unos bigotes.
De golpe, volvió la necesidad de ser fiel al que me castiga.

Las presentaciones fueron incómodas, lentas y confusas.
Como mi mirada. Como la suya buscando inquieto
un pecho que afirmara o negara sus impresiones obtusas.
No hay tetas ya. No busques, amigo. Soy solo un pobre nieto.

Y la camisa perdió sus poderes. Y yo quise desaparecer.
Pero tú mantuviste tu mirada, patosa y boba. Implacable.
Volví a mi cueva y volvió el pecador en mi pecho a crecer,
y mis amigas quisieron consolarme con su Belleza amable.

Pero ya era tarde para mí. Esa mirada, ese anhelado bigote,
tan ajeno y tan lejano. Tan deseado y tan mal odiado,
había evidenciado que hace algún tiempo lucí un escote
sobado por demasiados, pero por mí muy poco amado.

Y volví pensándome triste y feo a mi pequeña cueva segura,
convencido de que siempre sería escupido por este universo
en el que los bigotes y las tetas deciden si eres real o locura.
«Recuerda, cachorrito, la belleza está en lo diverso».

Mi abuelo murió hace tiempo pero su palabra todavía me cura.

**

(Imagen: Adara Sánchez Anguiano)

Anuncios

Graduado en Biología por la Universidad de Navarra, máster en Comunicación Científica, Médica y Ambiental, colabora en varios medios de comunicación con artículos de opinión y ciencia y lleva la dirección de Next Door Publishers, editorial dedicada a la divulgación de la ciencia. Además, dirige la Fundación María Aranzadi, una entidad que trabaja para dar apoyo a familiares y pacientes adictos y para la difusión de información sobre el trastorno de adicción, con el objetivo de eliminar el estigma asociado a ella.

2 Comment on “Bigotes y Tetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: